Loading...
consultas@unove.pe 487 9882 / 728 8978

Aplicación ocular tópica de Ciclosporina y Tacrolimus

Ver más Temas de interes

La Queratoconjuntivitis seca (QCS) es una enfermedad común en caninos que resulta de la deficiencia de la película lagrimal precorneal. Esto puede ocurrir ya sea por una deficiencia cuantitativa en el componente acuoso de la lágrima o por una deficiencia cualitativa en las capas de lípidos o mucina de la película lagrimal.  La QCS se manifiesta clínicamente con secreción ocular mucosa, hiperemia conjuntival, blefarospasmo, ulceración corneal recurrente, vascularización corneal, fibrosis y eventual pigmentación.

Si bien son varias las causas que conllevan a QCS en perros, la de origen inmunitario es considerada la más frecuente, basado en estudios que muestran incremento en el número de linfocitos y células plasmáticas con atrofia acinar en las glándulas lagrimales. El tratamiento de la QCS inmunomediada está dirigido en disminuir la respuesta inmune en la glándula lagrimal y restaurar la producción lagrimal acuosa.

La Ciclosporina A (CsA) es un inmunosupresor no-citotóxico que inhibe la proliferación de linfocitos T y restaura la producción de mucina de las células caliciformes. El uso tópico de la CsA mejora la producción de lágrimas en 71-86% de perros con QCS; sin embargo, en algunos pacientes se ha manifestado irritación tópica y/o no respuesta al tratamiento con 1% a 2% de CsA. El Tacrolimus es un antibiótico macrólido que comparte una acción inmunomoduladora similar con CsA, pero es aproximadamente 100 veces más potente. Generalmente el Tacrolimus suprime la respuesta inmune al inhibir la liberación de citoquinas inflamatorias.

El tacrolimus tópico es una alternativa a la CsA tópica para el tratamiento de QCS y puede ser beneficioso en pacientes con una respuesta inferior a la CsA.

MSc. MV.   Pamela Juárez Dongo
C.M.V.P n° 7239

Subir